Cómo edificar en suelo rústico

Qué se puede construir en suelo rústico

El suelo rústico tiene limitaciones en cuanto a su uso

Un terrenito en el pueblo, el jardín aledaño a una casa de campo, ese espacio donde os gustaría construir un cenador con barbacoa… Ser poseedor de un terreno considerado suelo rústico limitará nuestras posibilidades de edificar en ella. La legislación es muy estricta pero tienes algunas posibilidades interesantes.

Consulta la legislación de tu Comunidad Autónoma para saber si puedes construir

Los tipos de suelo

A la hora de saber si podemos edificar sobre cualquier superficie debemos saber ante qué tipo de terreno nos encontramos, un principio regulado por la Ley de Suelo que distingue entre:

  1. Fincas urbanas. Aquellas situadas en núcleos residenciales y sobre las que se puede construir.
  2. Fincas industriales. Destinadas a la producción de bienes de consumo.
  3. Fincas rústicas. Aquellas zonas rurales destinadas a la explotación agrícola y ganadera.

Es en este tercer punto cuando pueden surgir problemas a la hora de edificar. Antes de hacerlo necesitarás consultar si tu terreno es urbanizable o no; en el primer caso, puedes pasar al paso siguiente, de lo contrario no podrás construir ninguna edificación. Una vez resuelto este punto, infórmate sobre la legislación de tu Comunidad Autónoma a este respecto pues no todas se rigen por las mismas normas.

En general, no se prohíbe la edificación en suelo rústico urbanizable salvo que se haga con intereses urbanísticos. Por ejemplo, está prohibido adquirir un terreno rústico para construir una urbanización de viviendas unifamiliares salvo que solicitemos una recalificación pública del suelo. Tampoco te pondrán problemas si ya hay una construcción edificada y quieres rehabilitarla. En este caso siempre tendrás que respetar la estructura existente sin modificarla, no podrás crear más plantas ni ampliar la estructura existente.

Podrás construir nuevos edificios siempre que demuestres que los necesitas para llevar a cabo una actividad agrícola o ganadera en la zona. Al tratarse de fincas en zonas rurales se intenta fomentar el sector primario favoreciendo estas construcciones.

De la misma manera, podrás utilizar tu terreno para instalar infraestructuras de telecomunicaciones como una antena de televisión o telefonía móvil, servicios que además suelen contar con buenas subvenciones por parte de las compañías arrendatarias del terreno.

Y aunque estos sean los términos generales para la edificación en suelos rústicos, recuerda que siempre es mejor solicitar el asesoramiento de un arquitecto de la zona que conozca al detalle las posibilidades de tu terreno desde el punto de vista legal y útil.

Tags: hogar, jardin,

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *