Cómo aprovechar al máximo el aire acondicionado

Cómo sacar partido al aire acondicionado

Aprovecha tu aire acondicionado al máximo

Con la llegada del buen tiempo el aire acondicionado se convierte en nuestro compañero inseparable en casa, el coche y la oficina. Y con él llegan también las discusiones por la temperatura a la que hay que ponerlo, las horas, el sentido de las aspas… Pocas cosas dividen tanto una convivencia como el aire acondicionado.

Os damos algunas claves para aprovecharlo al máximo y reducir en la medida de lo posible la cuantía de la factura.

1. Revisa tu instalación

Tener una vivienda bien acondicionada nos ayudará a aminorar nuestro gasto energético y reducir las horas que encendemos nuestro aire acondicionado. Instala toldos en las ventanas, baja las persianas hasta la mitad y corre las cortinas. Así conseguirás bajar la sensación térmica un par de grados. Además, conviene que revises la instalación del aire acondicionado para asegurarte de que los aparatos no se han resentido tras un invierno sin uso.

2. La ventilación casera

Ventila tu casa en las horas de menos calor, a primera hora de la mañana y de la noche, así entrará más fresquito y la casa perderá algunos grados. Ventila durante 10 minutos y mientras mantén el aire acondicionado apagado; sería un desperdicio de energía.

3. Cuidado con la energía vampira

Si no vas a estar en una habitación, desconecta el aire acondicionado. Si no quieres pasar calor excesivo cuando entres en ella, instala un termorizador para que se encienda y apague en el horario que le indiques.

4. Cuidado con la temperatura

Aunque el calor te tiente a mantener tu hogar a 20º de temperatura, ten mucho cuidado pues una diferencia de más de 12 grados entre el interior y el exterior es perjudicial para la salud y está detrás de muchos catarros de veramos. Lo ideal es mantener la casa a una temperatura entre 22 y 25º. Ten en cuenta que cada grado de menos eleva el consumo de energía más de un 5%. Además, pon siempre el termostato a la temperatura que quieras alcanzar, no a una inferior para que “se refresque antes”, eso sólo elevará el consumo.

5. Los filtros

Tan importante como asegurarnos de tener una buena instalación de aire acondicionado es revisar y cambiar los filtros cada año. Los filtros sucios afectan al mantenimiento de la máquina, consumen más energía y, a veces, pueden enrarecer el ambiente dando mal olor. Cuando uses el aire, limpia los filtros una vez al mes.

Tags: hogar, oficina,

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *