Una de las mejores maneras de decorar tu casa es con la luz natural

Luz natural ¿Cómo aprovecharla al máximo?

La luz natural es un recurso fundamental en interiorismo

Sin duda la luz natural es uno de los recursos más importantes para los interioristas y decoradores y, sin embargo, muchas veces pasa desapercibido para el gran público. ¿Será porque es un recurso natural que no nos cuesta dinero?

La luz natural crea espacios más acogedores, suaves y delicados, además de suponer un ahorro de luz y calefacción en invierno –y un gasto extra de aire acondicionado en verano–

Lo cierto es que muchas son las parejas y familias que repiten “queremos una casa bien iluminada” cuando empiezan a buscar un hogar, ya sea el primero o uno nuevo. Pero de ahí a saber sacar partido a esa luz natural hay muchos pasos.

De su presencia en nuestra casa dependerá la distribución que hagamos de las habitaciones y el uso que demos a estos espacios. Compartimos contigo algunos trucos de profesional y te damos ideas para conseguir más luz natural en espacios algo sombríos.

Cómo se comporta la luz natural

No vamos a descubrir nada nuevo si te contamos que la luz natural aparece por el este y va moviéndose hacia el sur hasta que desaparece por el oeste. Y sin embargo, este principio científico que todos aprendimos en la escuela es fundamental a la hora de distribuir las distintas estancias con que cuenta nuestra casa.

Analiza dónde inciden los rayos del sol a primera hora en tu vivienda. Si sois de los que adoran despertarse con las primeras luces del día, sitúa los dormitorios en esta zona de la casa. Las habitaciones con orientación sur son perfectas para ubicar los salones y cocinas, lugares donde solemos pasar el mediodía bien cocinando o bien degustando suculentos platos. Por el contrario, volcar hacia el oeste cuartos de estudio y despachos nos ayudará a aprovechar la luz natural en el tramo final del día. Dado que el norte es el punto cardinal que menos horas de sol recibe, en ella suelen situarse los cuartos de baño, los roperos y zonas de almacenaje en las que, por lógica, pasaremos poco tiempo a lo largo del día.

Teniendo estas premisas en cuenta, ya puedes distribuir de forma eficiente los espacios de tu hogar.

Trucos para aprovechar la luz natural

  1. Los colores.

    Los tonos suaves como el amarillo, el blanco y todos los pasteles reflejan la luz y la multiplican. Por eso estos son los colores perfectos no sólo para las paredes si no también para el mobiliario y la decoración de las habitaciones más oscuras. Si tu casa tienen suficiente luz natural, tampoco hay inconveniente en que los elijas. Siempre suman.

  2. Las cortinas.

    Si te parece que prescindir de ellas es una medida demasiado arriesgada, usa estores y visillos en tejidos naturales casi transparentes que permitan que la luz lo tome todo. Los estores de día y noche que cambian sus tonos según el momento del día están muy de moda y son muy útiles.

  3. Los espejos.

    ¿Qué mejor recurso que un espejo que refleje la luz para multiplicar la que recibe tu casa? Ten en cuenta los posibles reflejos para evitar molestias en los ojos.

  4. El vidrio.

    Las vitrinas, las puertas de cristal y los tabiques de cristal visto ayudan a crear un flujo constante de luz en las viviendas.

  5. Los tabiques.

    Sustituye las puertas de hoja sencilla por correderas y elimina todos los tabiques que puedas de las zonas más oscuras, como los pasillos.

  6. La decoración.

    Los edredones, cortinas, cuadros y demás elementos decorativos excesivamente oscuros no ayudan a mejorar la iluminación de una casa. Haz que sean pequeñas pinceladas para dar un toque de energía, pero sin llenarlo todo.

Tags: hogar,

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *