Los tipos de suelo para una vivienda

Los tipos de suelo para una vivienda

Escoge el suelo que más te guste para tu hogar

Vas a pisarlo millones de veces a lo largo de tu vida, será un elemento decorativo más de tu hogar y, además, te permitirá dar un toque más moderno, clásico o vintage a tu hogar, además de permitirte ahorrar a energía. La elección de un suelo u otro para tu casa no es una cuestión baladí pues aunque puedes cambiarlo tantas veces como quieras no suele ser un elemento modificado con frecuencia. Tu elección estará marcada sobre todo por tres aspectos. El primero, el presupuesto, que te permitirá acceder a unos suelos y calidades diferentes; la estancia que quieras solar, pues no necesariamente tienes que escoger el mismo suelo para un baño que para un dormitorio y, por último el estilo que más te guste.

Teniendo estas tres premisas en cuenta, repasamos los tipos de suelo que con más frecuencia encontramos en las casas con sus ventajas e inconvenientes.

01. El parquet

Los tipos de suelo para una vivienda

Es, sin lugar a dudas, un clásico en lo que a solado de viviendas se refiere, no en vano aporta una sensación de lo más acogedora a tu hogar. Aunque uno de los aspectos que más te preocupe de tu parquet sea su color –y que combine con las puertas, rodapiés y el resto de muebles– lo más importante es la dureza y resistencia de la madera escogida pues de ellas dependerá los años que vaya a resistir el trasiego de tu hogar. Escoge una madera resistente y con láminas robustas aunque eso aumente un poco tu presupuesto. Ten en cuenta que el parquet es un suelo muy sensible, que se raya con facilidad pero que también puede tratarse con reparadores o acuchillándolo de nuevo. En el cuidado diario, limítate a fregarlo con la fregona bien escurrida con agua templada y un producto para madera.

02. Los suelos laminados

Los tipos de suelo para una vivienda

Conocidos popularmente como tarimas, se han hecho populares como alternativa al parquet pues proporcionan la calidez de la madera con un coste mucho menor. Están realizados con fibras de madera prensadas y cuentan con acabados de diferentes colores y texturas que se aproximan cada vez más al de la madera real. Además, algunos de ellos pueden lijarse sin perder el dibujo. Los suelos de tarima están clasificados con números del 2 al 6 siendo el dos un suelo que sólo admite un lijado y el 6 uno que acepta hasta 5. Su precio varía en función de la dureza. Es una excelente opción en hogares con niños.

03. La baldosa hidráulica

Los tipos de suelo para una vivienda

¿Eres de los que has crecido en casas de pueblo con suelos de mosaico y un modelo diferente en cada estancia? Pues eso es precisamente la baldosa hidráulica, un suelo de origen francés que se usó mucho hasta los años 60 y que revive en la segunda década del siglo XXI gracias al gusto por la estética vintage. Los patrones no se usan sólo en el suelo, sino también como azulejos para baños y cocinas. ¿Su principal ventaja? Que son muy resistentes y decoran por sí solos, pudiendo reducir nuestro presupuesto en muebles y cuadros. No dejes de tenerlo en cuenta.

04. El gres

Los tipos de suelo para una vivienda

El gres es un tipo de suelo muy resistente a los golpes y arañazos y que conduce muy bien el calor, por lo que es perfecto para viviendas con suelo radiante. Además, en verano es fresquito, Su punto fuerte es la enorme cantidad de acabados, colores y texturas que ofrece, aunque los precios varían mucho de unos a otros. Además, es muy fácil de conservar pues resiste todo tipo de productos de limpieza.

05. El suelo porcelánico

Los tipos de suelo para una vivienda

De apariencia similar al gres, es mucho más resistente y duro que este y cuenta con una baja porosidad, perfecta para al abosrción de líquidos. Estéticamente, es capaz de imitar un sinfín de texturas: marmol, granito, maderas, envejecidos…, lo que lo convierte en una estupenda opción para recurrir a un suelo original sin gastar tanto dinero como con una piedra natural. Elígelo para baños y cocinas, lugares donde solemos manejar objetos pesados que si cayeran sobre un suelo porcelánico no lo dañarían.

06. Los suelos vinílicos

Los tipos de suelo para una vivienda

Fáciles de colocar con pegamentos a la venta en grandes superficies y baratos si se comparan con otro tipo de suelos, son una opción perfecta para “manitas” que quieren dar un look nuevo a su casa. Aunque es un recurso muy socorrido ten en cuenta que su calidad y dureza dejan mucho que desear en zonas de uso frecuente. Descártalos para lugares con humedad o en los que pueda caer agua con facilidad, como las cocinas y los baños.

07. La moqueta

Los tipos de suelo para una vivienda

Es un tipo de suelo que no termina de triunfar en España sobre todo por dos factores: la dificultad para limpiarlo y los problemas de alergia a los ácaros que acarrean. No obstante, el mercado de las moquetas ha evolucionado mucho y ha desarrollado fibras con una gran capacidad para repeler el polvo y fáciles de limpiar. Es un suelo perfecto para viviendas muy frías o en las que sea necesario aislar ruidos.

Tags: hogar,

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *