Materiales sostenibles

Los materiales más sostenibles en arquitectura

La sostenibilidad, un imprescindible en arquitectura

En una sociedad cada vez más preocupada por la protección del medio ambiente, parece lógico que la arquitectura también se preocupe por construir proyectos no sólo respetuosos con el medio ambiente sino también que aprovechen las energías renovables y que empleen materiales sostenibles.

Los edificios consumen entre un 25 y un 50% de los recursos físicos naturales de su entorno en forma de madera, minerales, agua y energía y, una vez construidos, el consumo aumentan de la misma forma que lo hace la cantidad de emisiones contaminantes de los mismos.

Qué son los materiales sostenibles

Son aquellos en los que tanto para su fabricación como para su colocación y mantenimiento se han llevado a cabo actuaciones con bajo impacto medio ambiental. Todos han de ser duraderos, reutilizables e incluir materiales reciclables en su composición. Todos serán materiales naturales, como la tierra, el adobe, la madera, el corcho, el bambú, la paja o el serrín, y no sufrir alteraciones con el frío, el calor y la humedad para que nuestra construcción no se resienta.

Los materiales sostenibles más usados

La madera es el material con un menor impacto ambiental. Eso sí, para poder ser considerada sostenible debe estar certificado que su producción y origen ha sido completamente ecológica. Puede usarse tanto para la edificación de la estructura del edificio como para los interiores y decoración gracias a su versatilidad y dureza.

En el caso de los aislamientos, se emplea principalmente la celulosa, fabricada a partir de periódicos y papeles desechados sin generar residuos y con una gran eficiencia para que sean capaces de regular la temperatura.

Mármoles y pizarras se recomponen a partir de residuos de las canteras y materiales procedentes de procesos industriales como cenizas y lodos. El hormigón se fabrica a base de neumáticos usados y los ladrillos con lodos de depuradoras, maderas, corchos y fibras vegetales como el bambú o el coco que se mezclan con cemento.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *