Jardín vertical, ¿Qué es y cómo crearlo?

Jardín vertical, una tendencia al alza

El jardín vertical es el resultado de la preocupación por el medio ambiente y el gusto por las zonas verdes; lo que abre nuevas puertas al mundo del diseño, el interiorismo y la arquitectura. Una buena muestra de ello es el jardín vertical, diseñado, creado y patentado en 1998 por Patrick Blanc y que hoy ya vemos en muchos edificios públicos, uno de los más emblemáticos, es el de la fachada de CaixaForum en Madrid, y en jardines y terrazas de viviendas o instituciones privadas.

Los jardines verticales, también conocidos como muros verdes, son edificaciones obviamente con plantas que pueden crecer en diferentes sustratos, alturas y con diferentes niveles de luz y humedad.

La gran ventaja que plantea esta edificación en altura con respecto a los jardines convencionales es que permiten aprovechar mejor el espacio y distribuir diferentes especies según las posibilidades de riego e iluminación.

Su importancia creciente se debe en gran medida a los niveles de contaminación de las grandes ciudades, donde no se dispone de superficies amplias de terreno para crear zonas verdes. En ese sentido, un jardín vertical contribuye a mejorar los niveles de oxigenación y depuración del aire, además de resultar agradable estéticamente.

Un jardín vertical en casa

La creciente fama que están ganando los jardines verticales hace que muchas familias quieran instalar uno en su casa. No se requiere un gran jardín ni una amplia terraza para crear un jardín vertical casero, bastará con una pared libre o una zona en la que instalar una estructura sobre la que colocaremos la base del jardín vertical.

Lo importante es que la zona elegida no desentone con el resto de la casa, que esté lo mejor iluminada posible y que disponga de tomas de agua para poder instalar un sistema de riego automático, ya que regar este tipo de jardines es más complejo que uno tradicional.

Repasamos ahora las formas más comunes de incorporarlos al hogar.

  • En un marco. Se basa en plantar vegetales sobre un marco de madera y fijarlo a la pared. En la parte posterior del marco se coloca una lámina de madera y en la delantera una malla de alambre que funciona como tapa de la caja. Se esparce la tierra hasta que todos los huecos estén llenos, se colocan las plantas y se sujetan con firmeza. Tiene como ventaja que da una gran sensación de frescura en verano y como inconveniente que hay que descolgarlo cada vez que quieras regarlo.
  • Con macetas. Perfecto para fachadas vacías o paredes de patios, la innovación está más en el tipo de maceta empleado que en la idea en sí, pues esta es una práctica que lleva haciéndose en nuestro país muchísimo años. ¿Nunca has visto geranios colgados de las paredes? Simplemente necesitamos anclar portamaceteros de la pared y poner en ellos nuestras macetas. Para que queden aún más vistosas, elige especies de diferentes colores.
  • Con dispositivos especiales. Tal es la popularidad que están adquiriendo que diversas tiendas especializadas han creado kits de instalación de jardines verticales para facilitar la tarea.

Qué plantas elegir

Hay muchos factores que intervienen en la elección de las plantas para un jardín vertical. El fundamental, vuestro gusto. Planteaos bien dónde vais a instalar el jardín y si queréis especies olorosas –puede que acabéis cansados del oler siempre el mismo aroma–, con flores o sin ellas, para usar en la cocina… Capítulo aparte merecen las alergias al polen. Aunque suelen estar causadas por los árboles hay pacientes tan sensibles que también se ven afectados por la presencia de especies vegetales de menor tamaño. No dejes de tenerlo en cuenta.

Una vez tengáis claras vuestras preferencias generales debéis haceros dos preguntas: ¿tengo un jardín de interior o de exterior? y ¿voy a poder regarlas de forma abundante o tendré dificultades de acceso al riego? Eso acotará bastante tu búsqueda.

Orquídeas, hierbas aromáticas, begonias, bromelias, helechos o cactus son plantas que necesitan poco abono, algo muy de agradecer en una vivienda. Mientras, para exteriores están indicadas las malvas, los geranios y las enredaderas y plantas trepadoras. El orégano, la albahaca, la hierbabuena o el tomillo os resultarán además útiles en la cocina.

Tags: jardin,

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *