Cómo elegir las ventanas

Cómo elegir las ventanas de tu casa

Escoge ventanas con buen aislamiento térmico

Las ventanas son en ocasiones las grandes olvidadas de las reformas. Quizá porque parecen ofrecer pocas posibilidades (insistimos, parecen), quizá porque después se tapan con cortinas y apenas se ven. Y pese a este desdén, las ventanas son uno de los elementos más importantes de nuestro hogar puesto que lo mantendrán aislado del frío, el calor y los ruidos exteriores.

Recalcula tu presupuesto si estás pensando hacer reforma en casa y no dejes de destinar una parte importante de él a las ventanas, una inversión con la que a la larga saldrás ganando.

Repasamos los aspectos que debes tener en cuenta a la hora de escoger las tuyas y las ventajas y desventajas de cada una.

Unas buenas ventanas mantendrán tu casa aislada del frío, el calor y los ruidos.

Las medidas

Cómo elegir las ventanas

En el mercado encontrarás ventanas de medida estándar, algo más baratas. Pero este no es un aspecto determinante puesto que pueden hacerse a medida sin ningún problema. Asegúrate de que un profesional especialista va a casa a medirlas para que las mediciones se hagan correctamente. No serías la primera persona que se topa con productos un centímetro más grande o más pequeño de lo que debía, algo que puede solucionarse durante la instalación pero con más trabajo y peor resultado.

Los materiales

Cómo elegir las ventanas

Los marcos de las ventanas suelen estar fabricados en aluminio, aluminio con ruptura de puente térmico, madera y PVC. El segundo y el último son los que ofrecen un mejor aislamiento térmico; en el caso del PVC mejora tanto la eficiencia térmica del hogar que permite ahorrar un 50% de energía respecto al aluminio y un 15% respecto a la madera.

Si tu gran problema son los ruidos, la madera y el PVC son los materiales más aislantes.

Si vas a decantarte por la belleza de la madera como material para tus ventanas, ten en cuenta que requiere un mantenimiento específico para no estropearse y son un material bastante menos resistente que el PVC.

El cristal

Cómo elegir las ventanas

Las ventanas pueden tener dos tipos de acristalamiento, sencillo o doble, en que se colocan dos piezas de cristal separadas por un pequeño espacio que actúa como cámara de aire. El doble resulta más beneficioso a la hora de aislar ruidos. Ten en cuenta que el nivel de aislamiento de tu hogar dependerá del grosor de los cristales que pongas.

El vidrio empleado suele ser transparente (el más utilizado), translúcido, vidrio templado o de seguridad, el más caro de todos y el más aislante. Además, encontrarás opciones con todo tipo de decoración: biseles, cuarterones, labrados…

Los tipos de apertura

Cómo elegir las ventanas

Es uno de los aspectos más importantes a la hora de comprar las ventanas pues dependiendo del lugar donde se vayan a instalar y del espacio disponible podrás escoger un tipo de apertura u otro. No te preocupes si la distribución de tu casa te obliga a escoger opciones diferentes según cada habitación. Siempre que mantengas una misma estética (todas sean blancas o del mismo material y diseño) no desentonará. En el mercado encontrarás:

Apertura corredera: perfectas para lugares donde no disponemos de espacio adicional para la apertura ya que las hojas se deslizan sobre los carriles horizontales en que están instaladas. Son cómodas y fáciles de retirar para la limpieza, pero el nivel de aislamiento es inferior.

Apertura abatible: son aquellas en que la hoja se abre desde el lateral. Sólo pueden instalarse cuando no hay esquinas, muebles o tabiques que impidan su apertura, a menos que no vayas a querer abrirla del todo. Son fáciles de limpiar sin quitarlas del marco y cierran la zona herméticamente.

Apertura batiente: en este caso la ventana se abre de forma inclinada. Es un tipo de ventana que permite ventilar de forma limitada pero que nos impide asomarnos, dificulta la entrada de aire si hace calor y no se limpia bien por fuera.

Apertura oscilobatiente: sistema mixto que permite la apertura abatible e inclinada de la hoja. Proporciona un estupendo aislamiento térmico y acústico, facilidad para limpiarla y varias posibilidades a la hora de ventulas.

Apertura osciloparalela: en esta caso combinamos la apertura de una ventana corredera y la inclinada de una oscilante.

Apertura pivotante: se usa sobre todo en tejados pues la hoja gira alrededor de un eje central.

Tags: hogar,

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *