Cómo y cuándo instalar una ducha a ras de suelo

La ducha a ras de suelo, una opción única

Las duchas a ras de suelo son una tendencia al alza en decoración por su facilidad para instalarlas y por su precioso aspecto estético. Se caracterizan porque el acceso a ellas se hace sin escalones, con una ducha completamente integrada en suelo, lo que reduce el riesgo de tropezones y caídas al entrar y salir de la ducha.
Toma nota de estos aspectos básicos para que la instalación sea exitosa.

1. Los modelos disponibles

Hay dos maneras de instalar las duchas a ras de suelo. Una es la ducha de obra, hecha de cualquier medida e infinitos materiales, la otra son los platos compactos con un sistema de recogida de agua integrado. Ambos sistemas son útiles y funcionan igual de bien.
Antes de colocarla es instalar un impermeabilizante y un sistema de desagüe con la suficiente pendiente y tamaño como para drenar el agua de la ducha.

2. El revestimiento

Las duchas de obra pueden revestirse de infinidad de materiales, dando continuidad al pavimento del baño con baldosas cerámicas o piedras naturales, o decantándote por platos premoldeados con una superficie que imita a la piedra. Además, la madera tratada y resistente al agua se está convirtiendo en un material de moda al ser extremadamente resistente y dar a los cuartos de baño un estilo más acogedor y natural.

3. Precauciones especiales

La más importante es evitar que haya fugas de agua y humedades. En el mercado encontrarás infinidad de materiales para evitarlo pero también cuando la uses debes evitar que el agua se derrame fuera de la ducha. Además, conviene instalar una buena mampara que reduzca las salpicaduras y elegir un suelo antideslizante que no resbale para el resto del baño.

Tags: baños,

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *