Cómo cuidar las vigas de madera

Cómo cuidar las vigas de madera

Mantén tus vigas de madera limpias y barnizadas

Las viviendas unifamiliares, las casas rurales y las segundas viviendas de los pueblos lucen con frecuencia vigas de madera vistas, que sobresalen bajo los techos. Desde el punto de vista estilístico son muy útiles como elemento decorativo, siempre que se mantengan bien cuidadas y libres de carcoma. Aportan calidez y personalidad a la casa y son prácticas para colgar elementos decorativos de ella, como plantas o alguna guirnalda.
Las vigas de madera deben ser revisadas cada año para mantenerlas en perfecto estado.

Los materiales para cuidar las vigas de madera

El mantenimiento de la madera no es sencillo ni barato, nos obligará a dedicar cierto tiempo a nuestra techumbre al menos una vez al año y asegurarnos de que contamos con buenos materiales. Ten en cuenta que las vigas, más allá de decorar, sirven de sostén al tejado de tu casa y un mal estado de las mismas puede poner en riesgo la estructura de tu casa.
Para hacer las tareas de mantenimiento necesitarás brochas, pinceles y paletinas anchas, una espátula de metal, un formón, un cepillo de cerdas, lana de acero, lija, insecticida anticarcoma y barniz.

¡Manos a la obra!

Cuando vayas a restaurar tus vigas de madera lo primero que debes hacer es tapar cuidadosamente el suelo y el resto de muebles que podrían verse afectados por tus tareas. Examina después cuidadosamente el estado de las vigas en busca de grietas y carcoma. Las primeras son fácimente visibles. La segunda es una enfermedad de la madera que se manifiesta con pequeños agujeritos en a superficie de las vigas. Si los ves, sigue las instrucciones de administración de tu insecticida anticarcoma, que generalmente será en spray. Ponte una mascarilla para fumigarlo pues suelen tener un olor muy fuerte. Si hay grietas pequeñas puedes rellenarlas con masilla para madera y si son graves, consulta con un carpintero que valore el estado de la viga y la necesidad de reemplazarla por otra.
Una vez revisadas toca limpiarlas en profundidad. Si quieres cambiar el color de tus vigas de madera te tocará lijarlas con un cepillo de cerdas y un taco de lija y aplicar después la pintura o barniz que escojas. Si las tuyas ya están restauradas bastará con que compruebes si están bien mantenidas. Es posible que hayan aparecido zonas ennegrecidas en tus vigas. Mantenerlas o no dependerá más de tu gusto que de la necesidad de retirar esa madera. Si quieres quitarlo, utiliza tu formón.
Ya sólo te quedaría aplicar el barniz que quieras y una capa de cera incolora para proteger las vigas y ¡hasta el año que viene!

Tags: hogar,

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *