Cómo distribuir un dormitorio infantil

Cómo aprovechar al máximo un dormitorio infantil

Distribuye bien su dormitorio infantil

La cama, la mesa para estudiar, el armario, una estantería para los libros, un baúl (o varios) para los juguetes… El dormitorio infantil agrupa multitud de elementos que debemos distribuir correctamente para aprovechar al máximo el espacio y que el niño tenga sitio donde jugar y divertirse. Aquí van algunas claves para lograrlo.

Los muebles básicos en un dormitorio infantil

  • El armario. No caigas en la tentación de poner uno pequeñito porque ahora su ropa sea pequeñita también. El niño crecerá algún día y aunque hoy el mueble te parezca monísimo y muy decorativo pronto te resultará inútil. Es preferible invertir en un buen armario empotrado con puertas correderas que nos valga durante años.
  • La cama. Las camas nido son muy prácticas. Elígela con una cama supletoria debajo y cajones en la parte inferior para sacarle el máximo partido. Colócala siempre en la pared menos fría del dormitorio infantil para que tu hijo descanse sin problemas de frío.
  • La mesa. En ella pasará horas de estudio y trabajos. Lo más importante en este punto es el lugar en que la coloques. Nunca debería estar bajo la ventana, pues el sol le molestará sobre manera, colócala mejor de lado a ella. Y procura que el radiador de la habitación tampoco quede debajo de la mesa. Aunque es una opción muy socorrida y usada el calor que desprende adormilará a tu hijo y no le dejará estudiar.
  • Los muebles supletorios. Estanterías, baúles, bancos con arcón, cajoneras… La lista de muebles supletorios que podrás escoger es interminable. Asegúrate de escoger los que sean prácticos; las cajoneras te permitirán ordenar sus cosas, los baúles guardar los juguetes, las estanterías son perfectas para amantes de los libros…

Otros aspectos a tener en cuenta

  • La luz. Es fundamental que el dormitorio infantil cuenta con una buena fuente de luz natural. Instala visillos o cortinas de tonos muy suaves para que los rayos del sol se proyecten en su cuarto. Además, elige una buena lámpara de techo, otra de estudio para la mesa y una luz de compañía que vele sus sueños si tu hijo es pequeño.
  • El color de las paredes. No debería ser demasiado llamativo ni estridente. Ten en cuenta que los niños necesitan un entorno en calma para placar su exceso de energía. Decántate por tonos suaves de colores como los azules, los lilas o los anaranjados. Una buena opción es colocar papel pintado en una de las paredes y pintar el resto a tono o instalar un vinilo decorativo.
  • Alfombras. Además de un elemento decorativo de primer orden las alfombras son fundamentales en un dormitorio infantil porque protegen el suelo de los arañazos de los juguetes, de los objetos que se caen… Has de mantenerla siempre muy limpia para evitar problemas de alergias.
Tags: dormitorios, hogar,

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *