4 pasos para comprar tu primera casa

Una decisión importante: la compra de una casa

Comprar una casa no es una decisión sencilla. En su elección intervendrán una buena lista de factores, desde vuestros gustos personales a vuestro presupuesto o las necesidades de reformas. Estos 4 pasos te serán de gran ayuda para elegir bien.

1. Piensa bien lo que vas a comprarte

¿Vivienda de nueva construcción o de segunda mano? Cada una tiene sus ventajas e inconvenientes. En las primeras pueden surgir problemas derivados de una mala construcción. Si vas a decantarte por la segunda, asegúrate de las reformas que necesitará, los gastos comunitarios y averigua en el Registro de la Propiedad si está exenta de cargas para no encontrarte con problemas después.

2. Confirma lo que vas a pagar

La hipoteca es el caballo de batalla cuando nos compramos una casa. Es la que nos va a garantizar la posibilidad de adquirir la vivienda y la que nos va a martirizar cada mes al pagarla. Ten en cuenta que el precio de la vivienda no es el único a tener en cuenta. También hay que hacer frente a los gastos derivados de gestoría, notaría, escrituras… que suponen cerca de un 10% sobre el valor de tasación de la vivienda. Súmalo a tu presupuesto para no encontrarte con sorpresas desagradables de última hora.

3. Los primeros trámites

Tras decidirte por una casa y comprobar que vas a poder hacer frente a su compra llega el momento de empezar con los papeles. Lo primero es hacer un contrato preliminar, conocido como contrato de arras, donde la parte vendedora expone su intención de vender y el precio al que va a hacerlo y la compradora su deseo de adquirir la vivienda. Además, se establece una cuantía a entregar en concepto de señal que será descontada del precio final de la vivienda. Podéis negociarlo aunque lo habitual es entregar un 10% del valor total. Recuerda que todos estos trámites deberían hacer siempre por transferencia bancaria para que quede constancia de la transacción.

4. Los papeles

Una vez todo se ha acordado, hay que formalizar la operación. Primero en el banco, solicitando la concesión del préstamo que ya se había pactado con anterioridad. Después, formalizando la compra-venta y el préstamo, proceso  que cuenta con dos figuras claves:
El notario, que da fe de la transacción, comprueba que todo sea legal y prepara dos escrituras: una para la hipoteca y otra para la compraventa de la casa.
La gestoría, encargada de tramitar los papeles y pagar los impuestos.
Para estos trámites el banco retendrá en tu cuenta un 10% del valor de tu vivienda en concepto de “provisión de fondos” para el pago de notaria, gestoría e impuestos. Unas semanas después de la firma, cuando todos los trámites haya concluido, te abonarán la parte restante en tu cuenta.

Tags: hogar,

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *