Cómo crear la cocina perfecta

10 claves para conseguir la cocina perfecta

La cocina, un lugar a planificar

La cocina es el espacio de la casa que exige una mayor inversión en la mayoría de los casos. A los electrodomésticos, con un coste elevado, hay que sumar los azulejos, la albañilería, la electricidad y fontanería, los muebles a medida y la encimera. Por eso le dedicarás tanto tiempo cuando decidas reformarla. Te damos 10 claves para que la cocina que construyas en tu casa sea la cocina de tus sueños.

1. Distribuye los elementos fijos

La salida de humos, los desagües, las ventanas y puertas de entrada –y salida si las hay– y la toma de gas son elementos imprescindibles en una cocina y difíciles de mover, en algunos casos, imposible. Empezar a planificar la cocina en este punto es fundamental para el resto de la obra pues limitarán nuestra libertad de movimientos. Ten en cuenta que la legislación es bastante estricta en lo que a la instalación del gas se refiere y recuerda que todos los enchufes deberían tener toma de tierra para evitar problemas.

2. Las paredes

Los azulejos son el material más empleado para revestirlas en nuestro país, pero no él único. También puedes alicatar las zonas más expuestas al trabajo diario –la placa de cocción y el fregadero básicamente– y decorar las demás con papel pintado, pintura, vinilos… Elijas la opción que elijas asegúrate de que sean materiales lavables pues a cocina es un lugar donde se acumula mucha suciedad difícil de eliminar.

3. El suelo

Los suelos porcelánicos son los más recomendables para una cocina. Son muy resistentes y porosos, lo que facilita su limpieza y hace que no sufran desconchones y grietas incluso si se te cae una cacerola o una sartén. ¡Mucho cuidado con el color! Puede que a priori ese tono chocolate te parezca de lo más apetecible pero ¡no sabes cuántas veces tendrás que barrerlo y fregarlo para que luzca impecable! Además, asegúrate de que es antideslizante para evitar resbalones.

4. El reparto por zonas

Cuando planificamos una cocina siempre distinguimos tres espacios: la zona de cocción, la de lavado y la de almacenaje, tanto de utensilios de cocina como de alimentos. La zona de cocción y la de lavado vendrán marcadas por las tomas de agua, luz y la salida de humos. La campana extractora y la placa de cocción siempre irán juntas. Conviene colocar cerca el horno y el microondas pues son elementos complementarios, de la misma forma que la zona de lavado estará formada por el bloque del fregadero y el lavavajillas, pues comparten tomas y desagües. El frigorífico y los armarios y gavetas son los protagonistas de la tercera zona.

5. Muebles a medida

Este tipo de muebles te garantizan que van a adaptarse a la perfección a tu cocina y que no van a quedar espacios inutilizados en ella. En el mercado encontrarás distintos materiales para tus muebles, desde la madera natural a materiales encolados y prensados. Su precio varía según la resistencia del mismo. Elige el que mejor se adapte a tu presupuesto y presta mucha atención a las guías de los cajones y gavetas y las bisagras de las puertas. Ten en cuenta que vas a abrirlos muchas veces a lo largo de tu vida y es importante que sean de calidad.

6. Los electrodomésticos

La amplísima oferta existente te dificultará la elección: hornos pirolíticos, neveras con dos puertas y depósito de agua fría, campanas de acero inoxidable o cristal, vitrocerámicas con distintos fuegos… No te dejes deslumbrar y, aunque te des un pequeño capricho relacionado con el diseño y elijas, por ejemplo, todos tus electrodomésticos en acero inoxidable, sé muy consciente de tus necesidades. ¿De verdad crees que el horno pirolítico va a serte tan útil cuando horneas platos dos veces al año? Es más importante que prestes atención a su consumo energético y elijas los calificados con A. Tu factura de la luz y tu bolsillo lo agradecerán.

7. La encimera

Además de un elemento decorativo de primer orden, la encimera debe ser resistente pues sobre ella cocinaremos, colocaremos todo tipo de utensilios y puede llevarse todo tipo de golpes. Las opciones porcelánicas son las más usadas en domicilios que buscan una gran resistencia, pero hay otras opciones, como las encimeras de madera o las de cristal.

8. La zona de lavado

La oferta en grifos se amplia cada años con propuestas para todos los gustos: más angulosas o más curvadas, en acero inoxidable o en bronce, con caño anguloso o curvo… Lo más importante es que sea práctico y esté hecho con un material resistente para no tener que cambiarlo al poco tiempo. En cuanto al fregadero, los encontrarás de acero inoxidable y fabricados en el mismo material que la encimera si eliges una porcelánica. Además, podrás comprar uno o dos senos, añadir escurridor integrado, lavaverduras… Las líneas rectas en el exterior y curvas en el interior son las más prácticas y fáciles de limpiar.

9. La iluminación

Asegúrate de disponer de una luz de calidad en la zona de cocinado y lavado pues serán las que más usarás. Los halógenos encastrados en el techo cumplen muy bien con esta función. Apuesta por las bombillas de led, que son más eficientes en cuanto al consumo y generan menos calor.

10. Los elementos decorativos

Su elección dependerá del resto de diseño de tu cocina. ¿Has incluido en los azulejos una vistosa cenefa? ¿El colorido de tu encimera o tus muebles lo llena todo? La discreción debe ser tu norma cuando elijas los elementos decorativos de tu cocina: un frutero bonito, un servilletero moderno y puede que un pequeño cuadro será suficientes.

Tags: cocina, hogar,

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *